Una Experiencia de Enoturismo en Brasil - Dal Pizzol Vinhos Finos
Sin duda el 2020 es un año desafiante para el turismo de bodegas y los restaurantes. En medio de los cierres y las reaperturas estrictamente reguladas se dan a conocer alternativas exquisitas. Desde #ElDescorche decidimos traspasar las fronteras y mostrar una bodega de Brasil: cómo es una propuesta de Enoturismo y sus vinos en el país tropical. Poco a poco, el enoturismo se reactiva tras la parálisis general provocada por la pandemia del Covid-19. Las bodegas de buena parte del ...

Home /
Novidades

Una Experiencia de Enoturismo en Brasil

02 de julho de 2020

Antonio Dal Pizzol (derecha) recibe a visitantes de todo el país / Ph: Gilmar Gomes

Sin duda el 2020 es un año desafiante para el turismo de bodegas y los restaurantes. En medio de los cierres y las reaperturas estrictamente reguladas se dan a conocer alternativas exquisitas. Desde #ElDescorche decidimos traspasar las fronteras y mostrar una bodega de Brasil: cómo es una propuesta de Enoturismo y sus vinos en el país tropical.

Poco a poco, el enoturismo se reactiva tras la parálisis general provocada por la pandemia del Covid-19. Las bodegas de buena parte del Hemisferio Sur comienzan a abrir sus puertas al público local, siempre bajo estrictas medidas de seguridad y con el cumplimiento de los protocolos oficiales. Las ofertas se diversifican y se adaptan a un nuevo contexto.

En esta nota conoceremos una bodega del Sur de Brasil con muchos años de tradición vitivinícola y que posee una propuesta de enoturismo original y atractiva. Dialogamos con Andréia Cichelero, a cargo del área de Turismo y nos adelantó la reapertura a fines de junio para las degustaciones.

Vinícola Dal Pizzol no es una bodega más, cuenta en su haber con 13 generaciones de viticultores y posee un parque temático único con museo, enoteca y una reserva natural.

Dal Pizzol es una de las bodegas más grandes y antiguas de Río Grande Do Sul y cuenta con un museo del vino único en su tipo, ya que tiene una plantación al aire libre de más de 400 variedades de uvas de 30 países.

En 1974, Atilio Dal Pizzol y sus hijos fundaron Vinícola Dal Pizzol en el distrito de Faria Lemos en Bento Gonçalves, manteniendo así la tradición del cultivo y la elaboración del vino.

Los registros de esta familia en la producción de vinos comienzan alrededor de 1660, en el norte de Italia, en la región del Véneto, más precisamente en Carbonese de Tarsus, hoy, provincia de Treviso y en 1878, emigra a Brasil.

ENOTURISMO EN DAL PIZZOL

Parque temático

El parque temático Dal Pizzol Wine es un conjunto de atracciones culturales, único en Brasil con esta propuesta, que comprende la Sala de Exposiciones Permanentes con una colección con alrededor de 235 etiquetas históricas de vinos nacionales e internacionales y una colección de sacacorchos.

The Vineyard of the World, con alrededor de 400 variedades de viñedos de más de 30 países en los 5 continentes, la Enoteca, que ha sido una colección de vinos familiares desde la década de 1970 y un Memorial de equipamiento histórico utilizado en la producción de uvas y vinos por Dal Pizzol y, en general, por inmigrantes.

Además de ser un pequeño museo de flora nativa, exótica y ornamental, de árboles frutales con unas 300 especies catalogadas e identificadas, fauna doméstica y algunas silvestres libres en el medio ambiente, área verde para caminatas y lagos naturales.

El tour de experiencias

Consiste en visitas guiadas por las atracciones del Parque Temático del Vino, que abarca la historia familiar, acompañada de información sobre el mundo de la uva y el vino.

Durante la visita, se realiza una degustación de cinco etiquetas seleccionadas por el enólogo, donde se puede disfrutar los aromas y sabores junto con las bellezas naturales.

Cata a ciegas

“El mundo del vino te permite viajar a través de un universo de sensaciones. Estas son experiencias que traen innumerables sorpresas. Y satisfacer las curiosidades es un desafío que hace que Dal Pizzol Vinhos Únicos invierta en nuevas atracciones”, explica Andréia Cichelero, a cargo de Enoturismo.

La bodega ofrece una experiencia sensorial, en la que se invita al participante a vendar los ojos y explorar sus sentidos, una propuesta que, sobre todo, despierta emociones.

Con los ojos vendados, el catador está invitado a pasear por el mundo de los sentidos. Solo después de probar el vino se quita la venda y completa su experiencia. Además del tacto, el oído, el olfato, el gusto y la vista, el amante descubre un sexto sentido: el de las emociones.

El jardín Dal Pizzol

Se trata de pequeños jardines en medio de un hermoso paisaje, que conforman entornos únicos para disfrutar momentos especiales con familiares y amigos.

“Con eso en mente, ofrecemos Giardino Dal Pizzol, un servicio compuesto por un variado menú de manjares comandados por el chef, Gérson Bem, para armonizar con nuestros vinos y espumosos, en medio de un delicioso jardín temático”, agrega Andréia Cichelero.

“Nuestro restaurante ofrece almuerzos los sábados y domingos, que sirven platos variados, con nuestros vinos únicos como acompañamiento. Ubicado en medio de la naturaleza y dentro del parque temático del vino, Ristorante Dal Pizzol está bajo el mando del chef Gérson Bem, continúa.

Edición especial: celebración y aniversario

El año pasado, la bodega celebró sus 45 años de trayectoria con un vino único. Dal Pizzol 45 Años, este gran ensamblaje es el resultado del equilibrio entre los vinos de la añada 2017: Marselan, Petit Verdot y Alicante Bouschet y el resultado de una historia familiar dedicada a la cultura del vino durante 13 generaciones, siete en Italia y seis en Brasil.

Dal Pizzol celebra y comparte con un producto que representa la cultura y la sabiduría, acumuladas por generaciones de productores de vino.

Dal Pizzol 45 Años es un vino robusto, bien estructurado y sabroso como producto alimenticio para el consumo. Expresa y significa una herencia y tradición familiar bien fundada, pero también una herencia cultural de la humanidad que honra y dignifica el vino brasileño”, explica el director Rinaldo Dal Pizzol.

El resultado de una cosecha particular con estricto cuidado, sensibilidad y técnica durante todo el proceso de elaboración, Dal Pizzol 45 Años es un ejemplo histórico de esta combinación de naturaleza y cultura. Para el CEO de la bodega, Antônio Dal Pizzol, el vino es un regalo para compartir.

“Lo que somos, de dónde venimos, dónde hemos estado y lo que deseamos para todos los que tienen una relación con Dal Pizzol se puede probar con cada sorbo de este vino. Innovamos en tecnología y conocimiento, pero nunca descuidamos la sabia vocación de aquellos que comenzaron este viaje con amor por el conocimiento y la práctica. Este es nuestro activo más valioso”, declara.

Para el enólogo de la bodega, Dirceu Scottá, elaborar y concebir la composición de este vino es algo gratificante y al mismo tiempo un compromiso muy importante. “Traducir 45 años de historias, aprendizaje, cultura, humildad y conocimiento en un vino no es una tarea fácil. Pero como todo el vino es también un niño, traté de crearlo y dirigirlo para que tenga una vida larga, llena de éxitos y logros. Este es el vino Dal Pizzol de 45 años”, expresa.

DATOS ÚTILES:

Horario de atención: lunes a viernes de 9 a 17 horas. Sábados: 10 a 16.30 horas. Domingos y feriados: 10 a 16 horas.

Valores de referencia (en reales):

Tour de experiencias y Parque Temático del Vino. Incluye degustación de 5 etiquetas seleccionadas por el enólogo. R $ 60.00 por persona.

Degustación de 3 etiquetas seleccionadas. R $ 40.00 por persona.

Experiencia y degustación a ciegas: incluye una copa personalizada; una bandana; visita el parque temático del  vino; descubrimiento de 4 etiquetas, una de las cuales es Premium. R $ 140.00 por persona.

Ristorante Dal Pizzol: almuerzos los sábados y domingos. Se sirven platos variados junto a los vinos de la bodega, a cargo del chef Gérson Bem. R $ 80.00 por adulto. Niños de 6 a 10 años pagan media comida y hasta 5 años están exentos.

Por Andrea Ábalos
Original: https://eldescorchediario.com/una-experiencia-de-enoturismo-en-brasil/

  1. Desde 1974, Dal Pizzol elabora vinos en el Sur de Brasil.
  2. La visita a la bodega ofrece un museo con maquinarias y herramientas antiguas.
  3. Sacacorchos y etiquetas de colección.
  4. Vinos y botellas históricas, otra de las atracciones en Dal Pizzol.
  5. Lo más valorado en tiempos de Covid 19: espacios verdes y paseos al aire libre.
  6. Parque temático del vino, otra atracción para conocer en Dal Pizzol.
  7. Experiencia sensorial a ciegas.
  8. La bodega ofrece a sus visitantes dos alternativas de restaurantes.
  9. Edición aniversario, un blend de Marselan, Petit Verdot y Alicante Bouschet.
  10. La cava atesora varias décadas de historia vitivinícola del sur de Brasil.
  11. Vinos que testimonian el paso del tiempo.
  12. Dal Pizzol es una de las bodegas más grandes de Río Grande Do Sul.
  13. La familia Dal Pizzol cuenta con una larga historia y tradición vitivinícola.
  14. La fauna tropical, un atractivo para disfrutar en la vinícola.
  15. Etiquetas que muestran la diversidad de los vinos de Dal Pizzol.
  16. La bodega ofrece diferentes alternativas para sus degustaciones.
  17. Pinot Noir, una de las variedades que mejor se expresa en esta región de Brasil.
  18. Los brasileros expresan toda su pasión y amor por el vino.

Últimas Novidades

Veja o histórico completo